Iker López Consuegra arquitectura
En cualquier libro, enciclopedia, página web que consultemos para buscar información sobre Turquía, siempre encontraremos una referencia destacada a la influencia de la Falla de Anatolia, una de las más peligrosas del mundo. La historia del país está plagada de catástrofes provocadas por los terremotos, de un reguero de muertes y destrucción que han obligado a los sismólogos a estar muy alerta a los cambios y las tensiones geológicas de la zona. Es más, gracias a su seguimiento y análisis, fueron capaces de pronosticar una perturbación sísmica que golpeó la ciudad de Izmit con devastadores efectos en agosto de 1999. Y se cree que esta cadena no está completa. Que pronto se producirá un terremoto todavía más al este, quizá en la superpoblada capital de Turquía, Estambul. La amenaza existe y debe afrontarse. El Equipamiento Urbano Antisísmico da respuesta a esas necesidades presentes y futuras de Estambul a través de un proyecto ambicioso pero objetivo. De una infraestructura donde los detalles pasan a un segundo plano y el concepto es el que, en sí mismo, cobra todo el protagonismo. Un edificio que, como la población y la tierra a la que está vinculada, recibe el impacto del desastre, se adapta y se transforma para dar respuesta a las necesidades del momento. Como el barco de vapor que despiezo Phileas Fogg para cumplir su objetivo. Avanzar. Año: 2012
enlace al proyecto
inicio bio colaboraciones publicaciones contacto
madrid 2015/16

 

En cualquier libro, enciclopedia, página web que consultemos para buscar información sobre Turquía, siempre encontraremos una referencia destacada a la influencia de la Falla de Anatolia, una de las más peligrosas del mundo. La historia del país está plagada de catástrofes provocadas por los terremotos, de un reguero de muertes y destrucción que han obligado a los sismólogos a estar muy alerta a los cambios y las tensiones geológicas de la zona. Es más, gracias a su seguimiento y análisis, fueron capaces de pronosticar una perturbación sísmica que golpeó la ciudad de Izmit con devastadores efectos en agosto de 1999. Y se cree que esta cadena no está completa. Que pronto se producirá un terremoto todavía más al este, quizá en la superpoblada capital de Turquía, Estambul. La amenaza existe y debe afrontarse. El Equipamiento Urbano Antisísmico da respuesta a esas necesidades presentes y futuras de Estambul a través de un proyecto ambicioso pero objetivo. De una infraestructura donde los detalles pasan a un segundo plano y el concepto es el que, en sí mismo, cobra todo el protagonismo. Un edificio que, como la población y la tierra a la que está vinculada, recibe el impacto del desastre, se adapta y se transforma para dar respuesta a las necesidades del momento. Como el barco de vapor que despiezo Phileas Fogg para cumplir su objetivo. Avanzar. Año: 2012
enlace al proyecto
madrid 2015/16
En cualquier libro, enciclopedia, página web que consultemos para buscar información sobre Turquía, siempre encontraremos una referencia destacada a la influencia de la Falla de Anatolia, una de las más peligrosas del mundo. La historia del país está plagada de catástrofes provocadas por los terremotos, de un reguero de muertes y destrucción que han obligado a los sismólogos a estar muy alerta a los cambios y las tensiones geológicas de la zona. Es más, gracias a su seguimiento y análisis, fueron capaces de pronosticar una perturbación sísmica que golpeó la ciudad de Izmit con devastadores efectos en agosto de 1999. Y se cree que esta cadena no está completa. Que pronto se producirá un terremoto todavía más al este, quizá en la superpoblada capital de Turquía, Estambul. La amenaza existe y debe afrontarse. El Equipamiento Urbano Antisísmico da respuesta a esas necesidades presentes y futuras de Estambul a través de un proyecto ambicioso pero objetivo. De una infraestructura donde los detalles pasan a un segundo plano y el concepto es el que, en sí mismo, cobra todo el protagonismo. Un edificio que, como la población y la tierra a la que está vinculada, recibe el impacto del desastre, se adapta y se transforma para dar respuesta a las necesidades del momento. Como el barco de vapor que despiezo Phileas Fogg para cumplir su objetivo. Avanzar. Año: 2012 enlace al proyecto
madrid 2015/16
En cualquier libro, enciclopedia, página web que consultemos para buscar información sobre Turquía, siempre encontraremos una referencia destacada a la influencia de la Falla de Anatolia, una de las más peligrosas del mundo. La historia del país está plagada de catástrofes provocadas por los terremotos, de un reguero de muertes y destrucción que han obligado a los sismólogos a estar muy alerta a los cambios y las tensiones geológicas de la zona. Es más, gracias a su seguimiento y análisis, fueron capaces de pronosticar una perturbación sísmica que golpeó la ciudad de Izmit con devastadores efectos en agosto de 1999. Y se cree que esta cadena no está completa. Que pronto se producirá un terremoto todavía más al este, quizá en la superpoblada capital de Turquía, Estambul. La amenaza existe y debe afrontarse. El Equipamiento Urbano Antisísmico da respuesta a esas necesidades presentes y futuras de Estambul a través de un proyecto ambicioso pero objetivo. De una infraestructura donde los detalles pasan a un segundo plano y el concepto es el que, en sí mismo, cobra todo el protagonismo. Un edificio que, como la población y la tierra a la que está vinculada, recibe el impacto del desastre, se adapta y se transforma para dar respuesta a las necesidades del momento. Como el barco de vapor que despiezo Phileas Fogg para cumplir su objetivo. Avanzar. Año: 2012 enlace al proyecto
Iker López Consuegra
arquitectura
inicio
colaboraciones
publicaciones
contacto
bio
madrid 2015/16